Todo el mundo tiene recuerdos, para guardar el pasado y acordarse de “los tiempos mejores” o de “los errores que no debo volver a cometer”. El problema de estos pequeños es que les encanta jugar al escondite, y a veces se meten en algún rincón de tu mente y no quieren salir, por lo que tienes que hacer que aparezcan, hablando con alguien o escuchando alguna canción. Pero si realmente quieres convencer a un recuerdo de que aflore no hay nada como ver una fotografía, ya que, como siempre se ha dicho, una imagen vale más que mil palabras.
Hay mucha gente que saca fotos, y todas son válidas para hacerte tener el pasado un poco más cerca, pero no hay muchas personas que sean capaces de conseguir el efecto especial que te hace hacer sonrisa al ver una fotografía que no tiene relación contigo, pocas son las personas que te hacen querer imaginar la historia que carga detrás esa imagen capturada en papel.
Pues bien, yo conozco a una de esas personitas especiales, se llama Rebeca y hace fotos de las que cuando las miras piensas que te gustaría meterte allí y ser parte de ellas.
Rebeca sonríe tímido y habla bajito, hace música a través de un violoncello y le gusta más el frío que el calor. Va alternando la vista entre el cielo y la tierra, con ese par ojos marrones y grandes que miran a través de un objetivo, reconstruyendo así la realidad y enseñándosela a los demás entre colores y sombras que hacen magia. Uxía P.

Flickr

Twitter

YouTube

dansunevillemorte:

The Great Escape by Sammy Slabbinck, 2013
terrysdiary:

Me and Andres Velencoso at my studio 
debitus:

ridingrhino:

september 28th this will be me omg

adsdfggadshjds
The Zombie Kids on Flickr.

inkedbeyondbelief: